Crema de almejas

Hoy tenemos una entrada que puede dar inicio a un menú navideño a base de pescados y mariscos, la crema de almejas tiene múltiples versiones como el conocido “clam chowder” típicamente americano o la receta menorquina.

Y aqui os va mi versión, espero que sea de vuestro agrado.

Para 4 personas vamos a comprar 2 kilos de almejas, dependiendo del tamaño y lo fresco que esten quizás habrá que comprar más, hay quien usa almejas “baby” de lata, pero como siempre prefiero utilizar productos naturales y frescos.
Colocamos las almejas en un recipiente amplio y llenamos de agua, dos puñados de sal marino, las movemos para que se vayan limpiando y dejamos que vayan abriéndose y soltando las impurezas, cambiando agua cada media hora y repitiendo la operación hasta que están abiertas aunque sea un poco, justo para permitirnos lavarlas bajo el agua del grifo y quitar los últimos granitos de arena.

Mientras se limpian las almejas vamos a hervir dos porros cortados a rodajas en poca agua salada, cuando están tiernos los separamos guardando mitad del agua.

Cuando las almejas estén listas vamos a sofreír en aceite de oliva un chalote cortado en aros, dos dientes de ajo troceados, una cucharadita de pimentón picante y unas hojas de perejil picado en una sartén alta, wok, o algo parecido al wok, antes de que se queme el sofrito añadimos las almejas, salpimentamos, echamos un vaso de vino blanco mezclamos y dejamos cocinar hasta que estén totalmente abiertas, evitando que se reduzcan mucho, para eso tenemos que mezclar continuamente controlando la apertura y el tamaño, una vez cocidas vamos a quitarles las valvas, separando una docena con valvas para adornar.

En un robot de cocina o lo que tengáis a disposición para triturar vamos a colocar las almejas, los porros y tres vasos del agua de los porros, y convertimos todo en una crema, luego colocamos dicha crema en una cacerola, calentamos y añadimos 250 dl. de crema de leche, ajustamos de sal y pimienta y llevamos a hervir, cocinamos unos diez minutos y estamos listos para servir en pequeño bowl o plato hondo, colocando 3 almejas con valva en el centro del plato, una rociada de perejil picado y unas rebanadas de pan tostado frotado con ajo.

Aconsejo un fresco Pinot Grigio para saborear el plato.

Print Friendly
 

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

 
 
 
 
shared on wplocker.com