Pastel de espinacas especial

Aquí estamos otra vez después de un período de poca creatividad y poco tiempo.

Hoy vamos con una creación propia, un pastel de espinacas que se puede realizar como pastel, o como rollo de hojaldre, a gusto del consumidor.

Hervimos medio kilo de espinacas unos dos o tres minutos, ya sean frescas o congeladas, las colamos y las sumergimos en agua fría con hielo para terminar la cocción de las espinacas y fijar el color.

Vamos a cortar a trocitos unos 100 gramos de hígados de pollo, los salteamos en una sartén pre-calentada con una nuez de mantequilla, una cucharada de aceite de oliva, sal, pimienta y unas agujas de romero, cuando están un poco dorados les añadimos un vaso de vino blanco y dejamos evaporar.

En un molde para pasteles previamente untado con mantequilla, introducimos una base de hojaldre que cubrirá también las paredes del molde, si hemos decidido preparar el rollo de hojaldre, simplemante dispondremos la lámina de hojaldre sobre una superficie plana para proceder al relleno.

En una sartén vamos a cristalizar una cebolla picada finamente y luego añadiremos las espinacas, una cucharada de piñones, una cucharada de uvas pasas, y una cucharada de ajo bien picado o exprimido. Salpimentamos y salteamos todo por dos minutos, añadimos una rociada generosa de queso parmesano y los hígados de pollo (los cuales se pueden también pasar previamente por un robot de cocina) mezclando continuamente por unos 3 minutos.

A éste punto vamos a introducir el relleno en el molde que hemos preparado, presionando delicadamente para que quede bien pegado a las paredes del molde. Cerramos con otra lámina de hojaldre cerrando los bordes con los dedos y dándoles la decoración que se prefiera. Batimos una yema de huevo y con un pincel de cocina cubrimos toda la parte superior del pastel, que también podemos adornar con tiras del hojaldre sobrante. Luego con un palillo (mondadientes) practicamos varios agujeros sobre la superficie para que el pastel “respire”.

Ponemos al horno ya caliente a 180° por unos 30 minutos y ya estamos listos para servir. Acostumbro a preparar éste plato como entrada acompañando con un vino tinto suave, o también un rosado fresco.

Buen apetito!  😛

Print Friendly
 

3 Comentarios


  1. Aquet mola !! no soc pas forofa d’espinacs pero aixis camuflats dons crec q me poden agradar i tot .. i no o crec , ho se , jajaja esta molt be la recepta miquel, jo no hi posare les panses q psss no m’agrade , aja pero per lo demes ,, has ta hi ficaria mes cosas , ja posats …no ??? pero m0agrada moilt la recpeta si senyor !! i no tardare pas gaire a fer-la
    petonicos


  2. Hola ruru, pues tu inventatela como más te guste, no hay problema, mi experimento me salió bien como está en la receta, luego con tus dotes artísticas puedes crear otra cosa. 😉
    Aunque aquí hay siempre problemas, no te gusta ésto, no te gusta lo otro, ¿que rollo con ésto?, hay que comer de todo!!!! 😛


  3. jajjaajajjaa , quasi de tot !!!! i si no hi ha res mes ,,, tb m’ho menjaria ajjajajajaja
    de totes mANERAS ets un gran cuiner ,, i un dia ens convidaRAS !!!

Deja un comentario

 
 
 
 
shared on wplocker.com