Piadina Romagnola

Hoy vamos a preparar la Piadina Romagnola, es una receta fácil y útil para variar un poco nuestros desayunos  o meriendas.


La Piadina Romagnola es una tradición de la rica cocina de la región de Emilia Romagna en Italia, junto a los platos y productos conocidos internacionalmente como la  Salsa Bolognesa (ragú), la Lasagna, las Tagliatelle, Capelletti,  y Strozzapreti, y el vinagre balsámico de Modena entre otros.

La primera referencia de la Piadina es del  año 1371 donde en el libro Descriptio Romandiolae el cardenal Anglico de Grimoard describe la receta , y más adelante, entre el 1500 y el 1800 adquiere la forma actual. Se dice que el origen de la Piadina puede remontarse al pan consumido por el ejército bizantino durante su secular estancia en Romagna.

Durante los años de pobreza se preparaba la pjida armescla, preparada con harina de maíz y harina de trigo, y la llamaban la pjida ad furmantoun que indicaba la Piadina de la miseria.

Empezamos con 1 Kg. de harina de trigo, 150 gramos de manteca de cerdo, una pizca de sal, y agua suficiente.
La modernización de la receta nos permite usar leche en vez de agua para que sea más suave, también hay quien añade un sobre de levadura o 4 gramos de bicarbonato de sodio.
Amasamos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea y con una textura consistente, le damos forma de bola, la cubrimos con un paño de cocina y la dejamos reposar durante una hora.
Ahora vamos a dividir la masa en pequeñas bolitas que aplanaremos con un rodillo de cocina espolvoreado de harina para que no se pegue a la masa, formaremos unos discos de 25-30 centímetros de diámetro y de un espesor de 3 a 5 milímetros.


La cocción se realiza preferiblemente sobre una base de hierro fundido (llamado testo) muy caliente, o mejor sobre “terracotta” calentada a fuego vivo. Hay que cocinar la Piadina rápidamente, dándole vueltas, se irán formando unas bolas quemadas que son características de su aspecto.
Es importante agujerear la Piadina por los dos lados con un tenedor para mejorar la cocción interna.
Una vez cocinadas las Piadinas procedemos abrirlas por la mitad en sentido horizontal con un cuchillo largo y ahora viene la parte creativa de ésta receta.


El relleno de la Piadina tradicional es a base de jamón serrano, rúcula, y squacquerone, un queso típico de la región. También es tradicional la piadina llamada crescione, la cual se rellena con espinacas, mozzarella y tiras de embutidos. En su versión “dulce” también se rellena de mermelada o Nutella.


Agradezco la  colaboración de mi querido amigo Andrea  Fontana , “romagnolo” por excelencia, gran gourmet,  gracias a él, hace varios años tuve la maravillosa oportunidad de  conocer junto a su familia algunos secretos de la gran cocina Romagnola.

Print Friendly
 

4 Comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com


  2. wwowww, deu estar riquisi !! oohh q bo !!!! no sembla pas dificil , potser un dia q i siguin tots els nens ho fare,, ho tindre an compta, !!


  3. Hola Imma, si es muy bueno y a ti que te gusta la rúcula te va a encantar.

Deja un comentario

 
 
 
 
shared on wplocker.com