Salsa Bechamel

La Salsa Bechamel es la reina de las salsas blancas, La invención de esta salsa se atribuye al cocinero francés del Duque Louis de Béchameil (1630-1703), aunque se considera que procede de una receta más antigua, llevada a Francia desde Italia por los cocineros de Catalina de Médici.


Vamos a empezar calentando 100 granos de mantequilla en una cazuela, para evitar que se formen fastidiosos grumos al mezclar la harina retiraremos la mantequilla del fuego cuando esté fundida y entonces ayudándonos con un pequeño colador le echamos 100 gramos de harina, mezclamos bien con un batidor, volvemos a poner la cazuela en el fuego y continuamos mezclando para evitar que se formen grumos, controlando que el compuesto no tome color ni se pegue al fondo de la cazuela. Ésta preparación se llama “roux” en la cocina francesa y es una base para preparar salsas.
Ahora sacamos la cazuela del fuego y añadimos un litro de  leche mezclando bien para que se amalgame todo, volvemos a colocar la cazuela en el fuego y dejamos que llegue a ebullición, añadimos sal y un poco de nuez moscada, preferiblemente rallada al momento, mezclamos y dejamos cocinar por 15 minutos, mezclando de vez en cuando y dejando que la salsa se vuelva densa a nuestro gusto.
Ahora ya tenemos nuestra salsa Bechamel lista para utilizarla en vuestros platos, como la lasagna, canelones, verduras al horno y otras preparaciones.
Es probable que en algunos platos necesitéis que la densidad de la salsa sea más o menos densa, por ejemplo para la lasagna debe ser más líquida que para el relleno de “vol-au-vent”, entonces añadiremos más harina para hacerla más densa o más leche para hacerla más líquida.

Print Friendly
 
 
 
 
 
shared on wplocker.com