Gambas en salsa marinera


Me encantan estas gambas en salsa marinera, durante mi estancia en México preparaba la salsa con camarones secos (que aquí en Madrid no encuentro) y salía algo espectacular, de todas formas utilizando las cáscaras de las gambas y un poco de magia se logra obtener un buenísimo resultado.

Gambas en salsa marinera

[ingredients title=”Ingredientes para 4 personas:”]

  • 12 gambas o gambones
  • 1 cebolla
  • 40 gramos de tomates secos
  • ½ vaso de vino blanco
  • Aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil
  • Sal marina
  • Pimienta negra
  • Pimentón de la Vera

[/ingredients]

[directions title=”Preparación:”]

  • Poner a remojar en agua caliente los tomates secos durante 10-15 minutos.
  • Lavar y quitar la cáscara a las gambas, guardar las gambas en un bol y las cáscaras en una cazuela.
  • Cubrir las cáscaras de gamba con medio litro de agua, añadir medio vaso de vino blanco, una cucharada de sal gruesa y hervir hasta reducir a la mitad el líquido.
  • Mientras hierven las cáscaras de gamba, pasar los tomates secos con el agua donde se remojaron por la licuadora y luego filtrar la crema obtenida para eliminar impurezas.
  • Una vez se ha reducido el líquido de las gambas las sacamos del fuego, controlamos la sal para no exceder luego en el sofrito y las pasamos por la licuadora, luego se cuelan con un colador fino o un paño de algodón.
  • Pelar la cebolla, cortarla en 4 trozos y pasarla por la licuadora junto con el ajo. Colocar la mezcla de cebolla y ajo en una cazuela con una nuez de mantequilla y un hilo de aceite, sofreír durante 5 minutos mezclando.
  • Añadir a la cazuela la crema de tomates secos con una cucharadita de pimentón, una cucharada de perejil picado y cocinar otros 5 minutos, luego agregar la crema de cáscaras de gamba, mezclar y cocinar a fuego lento durante 10 minutos, o hasta que la salsa quede un poco densa y no demasiado líquida.
  • Colocar las gambas que tenemos guardadas en la cazuela, salpimentar, mezclar y cocinar durante 8 minutos o hasta que estén cocidas a vuestro gusto.

[/directions]
Las gambas en salsa marinera las podemos servir como tapa con un poco de pan tostado, acompañadas de un arroz azafranado, y con un buen vino blanco o una cerveza helada.

Gambas a la sal


Un poco de marisco para hoy, una tapa de Gambas a la sal, es una receta muy fácil y muy sabrosa. El mismo proceso se puede seguir para  cocinar un buen pescado fresco o un pollo, la particularidad de éste tipo de cocción es que los jugos quedan bien concentrados generando un sabor exquisito.

Gambas a la sal

Para preparar nuestras gambas a la sal vamos a conseguir unas 16 gambas, langostinos, o camarones, a vuestro gusto, contamos 4 animalitos por persona.

Llenamos una placa de horno con un centímetro de sal gruesa (sal de mar), pimienta negra molida al instante y perejil picado finamente, se puede utilizar también perejil deshidratado.

Lavamos los animalitos y los colocamos uno al lado del otro (sin sobreponer) sobre la sal, luego cubrimos todo con otro centímetro de sal gruesa mezclada con pimienta y perejil.

Metemos al horno pre-calentado a 200 grados por unos 20 minutos, terminada la cocción vamos a levantar la capa de sal que cubre las gambas, y las vamos sacando sacudiéndolas y/o dándoles unos golpes con el borde de la placa para eliminar los residuos de sal.

Vamos a servir acompañando con una tacita de aceite de oliva extra-virgen, un plato con limón y una ensalada verde a vuestro gusto, a mi me gusta la rúcula. Las gambas a la plancha también pueden servir para acompañar calamares fritos o rebozados (a la romana) creando en éste modo un plato mixto muy apetitoso.

Langostinos con arroz al curry



Yo no sé que pasa, pero cada vez que me muevo a un país, llaman a las cosas como les parece, por ejemplo, en México le llaman camarón a todo lo que se parece a una gamba independientemente del color y el tipo de animal, le llaman torta a un bocadillo,  “pay” a una torta, nieve al helado, marisco a todo lo que sale del mar (no importa si es molusco, crustáceo o pescado), pero bueno, a cada uno lo suyo. En éste caso estamos hablando de langostinos españoles para que podamos entendernos, también se pueden usar gambas u otros animalitos de la misma familia.

Para cuatro personas escogeremos medio kilo de langostinos grandes, los lavamos y les quitamos la cabeza y la cáscara, con un cuchillo afilado les practicamos una incisión en el lomo para quitarles el intestino que normalmente contiene arena. Lavamos de nuevo y los dejamos en un colador echándoles un poco de sal.

Ahora preparamos un arroz blanco, yo uso el de grano largo y si los encuentro, entonces uso el arroz de tipo “basmati” o “patna”.

Calentamos una cacerola con una nuez de mantequilla y un hilo de aceite, colocamos los langostinos y doramos girándolos suavemente, añadimos un vaso de vino blanco, dejamos evaporar el vino y le echamos  500 ml de crema de leche, mezclamos y vamos cocinando a fuego medio, mezclando para que la crema no se pegue, cuando la crema ya empieza a volverse densa, añadimos perejil picado, pimienta negra molida al momento, dos o tres ralladitas de nuez moscada, un chorro de brandy, dejamos evaporar, mezclamos y retiramos del fuego.

Cuando el arroz está cocido, calentamos unas 4 nueces de mantequilla en una cazuela, añadiendo un hilo de aceite de oliva para que no se queme, y unas dos cucharadas soperas de curry, mezclamos rápidamente para que no se queme la mezcla, metemos el arroz (previamente escurrido) y continuamos a mezclar unos 5 minutos. Yo normalmente le añado guindilla en polvo, pero cada uno a su gusto.

Creamos un “nido” de arroz y en el centro depositamos los langostinos con su salsa. A mi me gusta mezclar todo, para que el arroz también tome el sabor de los langostinos.

Ésta es una creación que realicé hace años cuando vivía en Italia, y fue una inspiración basada en un deseo irrefrenable de sentir diferentes sabores en mi delicado paladar. 😛

Risotto del Conde



El risotto es un plato tradicional italiano realizado a base de arroz, hay una infinidad de recetas, se puede hacer “risotto” con carne, con pescado, con verduras, con fresas, con pétalos de rosa, un montón de modos de realizar el plato.

Risotto del Conde

Hoy tuve una inspiración, ví la luz, y aquí vamos a ver cómo hacernos un “risotto” espectacular, mágico y libidinoso que salió espontáneamente de mi castigado y diabólico cerebro.
Unas gambas, langostinos, camarones (como dicen en México), lo que más os guste, quitamos las cabezas y los liberamos de la cáscara o caparazón, guardamos.
gamba
En una olla de 3 o 4 litros, metemos una zanahoria cortada a trozos, un costilla de apio cortada a trozos, medio limón, media cebolla morada, dos vasos de vino blanco, pimienta negra en grano, un puñado de sal marino, y la llenamos de agua.
Hechamos en la olla las cabezas y cáscaras de los crustáceos, añadiendo algunas cabezas de pescado que encontremos en el mercado o un pescadito para caldo a nuestro gusto, cocinamos por una hora, mezclando de vez en cuando.
Cortamos los camarones a nuestro gusto, luego agarramos unas gírgolas o champiñón ostra(ver foto más abajo), las picamos o troceamos, luego preparamos un sofrito de cebolla con una nuez de mantequilla y un hilo de aceite de oliva, cuando la cebolla está cristalizada añadimos un diente de ajo picado finamente sin dejar que se queme y añadimos los crustáceos y las setas, salteamos todo añadiendo un vasito de vino blanco, dejamos evaporar y añadimos el arroz, que tendencialmente debería ser del tipo “Arborio”, pero dado que me encuentro en México y el agua es muy dura, uso arroz de grano largo del tipo “parboiled”, para que no se me pase de cocción el arroz.
champiñón ostra
Mezclamos todo y añadimos poco a poco el caldo de pescado, dejando que el arroz absorba el caldo, es importante para obtener un buen “risotto” mezclar continuamente, y cuando el arroz ha absorbido el caldo, se añade caldo de nuevo, hasta completar la cocción.
Se sirve con una rociada de perejil picado finamente, y posiblemente acompañado de un Pinot Grigio bien fresco.

Ésta es otra creación de un servilleta! 😛 Los dos sabores fuertes, ya sea del crustáceo que el del delicioso perfume de las setas, forman una unión muy especial, una especie de “maridaje”.
A veces no me soporto! 😛

Anillo de arroz con marisco



Aqui os va una de marisco, podemos escoger entre gambas, camarones, langostinos, cigalas, todo depende del lugar dónde os encontreis y de lo que haya a disposición para vuestros gustos.
Quitamos las cabezas y la cáscara o caparazón, y ponemos a hervir todo con medio limón, un vaso de vino blanco, unos granos de pimienta negra, una zanahoria, una costilla de apio, y media cebolla.
Salteamos los animalitos con ajo, perejil y un vasito de vino blanco, y los guardamos.
anillo de arroz con marisco
Una vez preparado el “fumet” o caldo de pescado, vamos a cocinar dos o tres tazas de crema de leche (depende de la cantidad de comida que se está preparando), salpimentamos, añadimos una taza de puré de tomate o tomate fresco licuado, una copita de brandy y una taza de caldo, cocinaremos hasta adensar la salsa.
Preparamos un arroz blanco, el cual vamos a saltear con un poco de caldo de pescado, le añadimos azafrán y unas tiras de pimiento rojo asado.
Cuando el arroz está listo lo disponemos en un molde en forma de anillo, presionando bien, y creamos el contenedor.
Salteamos los animalitos con la salsa unos 2 o tres minutos para que tomen el sabor y se calienten, luego los disponemos en el espacio central del anillo de arroz, espolvoreamos con perejil picado finamente y estamos listos para disfrutar.