Nuestros huéspedes

Unas simples indicaciones que harán que vuestras reuniones en casa sean exitosas y estén rodeadas de una cálida atmosfera. Puede ser una comida, una cena, una celebración, el motivo del evento no es importante, lo importante es nuestra actitud, de ahí depende el resultado.

–  Ser hospitalario significa abrir el corazón además de la puerta de casa.
–  Tener invitados es compartir una emoción.
–  El recuerdo del placer de haber estado juntos es indeleble.
–  El menú, el equipo y el ambiente son los pilares de cada reunión.
–  El evento perfecto involucra todos los sentidos.
–  Son los detalles que hacen que una invitación no sea trivial.
–  Una invitación es como el horizonte: al acercarse siempre se descubre alguna novedad.
–  La perfección cuenta menos que la serenidad transmitida a los huéspedes.
–  No importa que la ocasión sea especial, pero si  la atención a los huéspedes.
–  La química entre los huéspedes es crucial para el éxito de una reunión.
–  Al recibir a los invitados, el refinamiento no es ostentación.
–  Los huéspedes deben sentirse halagados, no nuestros egos.
–  El bienestar se encuentra en el ambiente, incluso antes de llegar a la mesa.
–  No es imposible crear un sueño hecho realidad para los huéspedes.
–  Una reunión requiere buenos modales, no etiqueta.
–  Cuando tenemos huéspedes, los pequeños gestos valen más que los grandes presupuestos.
–  En la reunión, el verdadero lujo está en la forma en la que se desarrolla.
–  En cada reunión, la tradición y la originalidad pueden convivir.

Estas no son reglas, son apreciaciones que deberíamos tener para no dejarnos llevar por nerviosismo, deseo de ostentación, y todos esos detalles que muchas veces empañan los encuentros, en práctica la clave de todo es la de dejarse llevar por el sentido común y hacer sentir cómodos a los invitados, empezando por sentirnos cómodos nosotros.

Print Friendly
 

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

 
 
 
 
shared on wplocker.com