Cachuela extremeña | Miguel Pena Roma | Pasando por la cocina

Cachuela extremeña

Cachuela extremeña, otra receta de ésta región llena de sabores exquisitos y de gran tradición. La usanza es la de degustar la “cachuela” en el desayuno untada en pan tostado, lo cual seguramente nos proporcionará una buena dosis de energía para iniciar el día.

Este manjar también es conocido con el nombre de “caldillo“, usado generalmente en ambiente familiar, y se puede disfrutar en cualquier ocasión además del desayuno, por ejemplo cuando tenemos ese “gusanillo” que nos pide algo para picar.

Cachuela extremeña

Ingredientes:

  • 500 gr. de manteca blanca de cerdo ibérico
  • 250 gr. de hígado de cerdo
  • 1  cucharadita de sal fina
  • 5 dientes de ajo
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra (molida al instante)
  • 1/2 cucharadita de comino (molido)
  • 2 cucharaditas de Pimentón de La Vera

Preparación de la Cachuela extremeña:

  1. Poner la manteca en una sartén grande y dejar que empiece a derretirse.
  2. Cuando la manteca esté casi derretida agregar los dientes de ajo picados, el hígado troceado en pequeñas partes y la pimienta, se deja cocinar a fuego lento durante unos 10 minutos.
  3. Una vez que el hígado esté cocinado, se saca de la manteca con una espumadera y se deja enfriar.
  4. Colocar el hígado en una batidora o robot de cocina y triturar añadiendo un poco de manteca tibia. Se puede triturar hasta dejarlo con una textura tipo paté, o dejarlo un poco más grueso para darle una textura más rústica.
  5. Una vez triturado el hígado, se vuelve a poner en la sartén (fuera del fuego) con el resto de la manteca derretida, agregar el comino, la sal y el pimentón de La Vera, mezclar bien y prestar atención a que el pi,emtón no se queme si la manteca todavía está muy caliente, eventualmente dejarla enfríar un poco antes de iniciar éste proceso.
  6. Una vez mezclado el compuesto, comprobar de sal y dejar enfriar un poco.
  7. Antes de que la cachuela cuaje completamente al enfriarse, hay que ir vertiendola en los recipientes donde se va a conservar, posiblemente de cristal con tapa hermética.
  8. Al cuajarse, la cachuela tiende a dividir la grasa y el hígado, para evitar esto basta ir removiendo a medida de que se va cuajando para lograr una masa homogénea.

Ya tenemos lista la Cachuela extremeña, ahora sólo tenemos que tostar unas buenas rebanadas de pan rústico y a disfrutar.

Print Friendly, PDF & Email
 

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 
 
 
 

Suscríbete

Recibirás las últimas recetas publicadas en tu correo electrónico. ¡Gracias por la visita!




Italy