Limoncello

Os presento el Limoncello (pronunciado limonchelo), un licor típico del Sur de Italia, ya conocido internacionalmente y que puede acompañar la sobremesa en vuestras comidas, existe en el mercado pero como siempre es mejor hacer las cosas en casa para gozar el producto natural sin las sofisticaciones de la industria, acordaros que una de las tendencias de la gastronomía mundial en el 2012 va a ser el uso de productos orgánicos, del huerto, hechos en casa, nada de sifonazos  moleculares de nitrógeno líquido.

limoncello

Limoncello

Como siempre en las recetas famosas hay disputas sobre quién fue el inventor, los datos que me han reportado algunos amigos me dicen que el licor nació en el 1900 en una pequeña pensión de  la Isola Azzurra  (Capri), Maria Antonia Farace, la dueña de la pensión cuidaba un hermoso huerto de limones y naranjas, su nieto abrió un restaurante y la especialidad del local era precisamente un licor de limón que preparaba siguiendo la receta se su abuela. En el 1988, Massimo Canale, su hijo,  inició la producción artesanal registrando la marca “Limoncello”.
Realmente, en Sorrento y Amalfi también se citan historias y leyendas sobre la producción del tradicional “licor amarillo”.
Debido a la expansión de éste licor a nivel mundial, los productores se han protegido de las imitaciones reservando la denominación de Indicación Geográfica Protegida, por consiguiente el original limón de Sorrento debe ser producido en uno de los municipios del territorio que va desde Vico Equense a Massa Lubrense y en la Isla de Capri.

Después de esta premisa cultural pasamos a la receta.
Como va a ser difícil que encontremos limones de Sorrento, usaremos limones, posiblemente orgánicos para que no hayan sido tratados químicamente, podemos usar limón amarillo o limón verde (lima), claramente dando éstas opciones rompo las reglas originales, pero hay que facilitar la cosa para que podamos fabricarlo en cualquier país.

Empezamos lavando y pelando 8 limones teniendo cuidado de no incluir la parte blanca de la piel, ya que esto haría que el licor resultara amargo.


En un recipiente que se pueda cerrar herméticamente colocamos las pieles de limón con un litro de alcohol de buena calidad (95 grados), se cierra el recipiente y se deja reposar en un lugar oscuro a temperatura ambiente durante un  mes, en éste modo la infusión irá absorbiendo el aroma y el color del limón.
Pasado el mes, colocamos un litro de agua en una cacerola con 800 gramos de azúcar, ponemos a hervir, sacamos del fuego cuando el azúcar se ha disuelto totalmente formado un jarabe líquido. Dejar enfriar completamente.
Ahora añadimos el jarabe a la infusión de alcohol y piel de limón y volvemos a guardar por 40 días en lugar oscuro y a temperatura ambiente.

Pasados los 40 días filtramos la infusión con un embudo cubierto por una gasa  a las botellas o recipientes que servirán para guardar el Limoncello.

Las botellas se guardan en el refrigerador y el Limoncello está listo para servir bien helado, en copitas, o sobre helado y frutas como está de moda últimamente.

Print Friendly
 

4 Comentarios


  1. esta molt be !! , es comuna ratafia..be de lluny pero l’idea es la mateixa, pero al ser de llimona mola !!! quin color mes bonic q li queda… potser un dia en fare, nnomes qem preocupa l¡’alcohol , on el compro ?? ha d’esser alimentici , vull dir el de la farmacia serveix??
    m’agradat la recepta

  2. Pingback: Bitacoras.com


  3. Hola Imma, el alcohol debe ser del bueno de 95 grados y creo que lo encuentras en la farmacia, si no pregunta por ahi a los que hacen licores, habrá alguno que conozcas, lo importante es que sea bueno, primero para la salud y luego para que no se congele en la nevera.
    Saluditos 😉

Deja un comentario

 
 
 
 
shared on wplocker.com