Alcachofas asadas con salsa de vino

Unas alcachofas asadas con salsa de vino son una entrada simpática y apetitosa, ya tenemos una receta de Alcachofas asadas en mi colección, pero hoy quiero presentaros una variante para no hacer siempre lo mismo. La temporada por excelencia de la alcachofa es en otoño y mediados de invierno, pero hay otra temporada que es en primavera, de marzo a junio, así que estamos a tiempo de consumirlas frescas.

alcachofas asadas en salsa de vino

Alcachofas asadas en salsa de vino

Ingredientes para 4 personas:

  • 8 alcachofas medianas o 16  alcachofas baby que son más sabrosas
  • 2 cabezas de ajo
  • 1 vaso de vino blanco seco (Pinot grigio o Sauvignon blanc)
  • 1 taza de caldo vegetal
  • Mantequilla
  • Pimienta negra
  • Sal marina
  • Perejil

Preparación:

  1. En los ingredientes he especificado el tipo de vino debido a que como se utiliza poco, luego nos va a servir para acompañar a las alcachofas, son dos tipos de vino que tienen un perfecto maridaje con la alcachofa.
  2. Se empieza limpiando las alcachofas de las hojas duras y del rabo, se parten por la mitad y se elimina la eventual pelusa que aparece en el interior, las alcachofas jóvenes no tienen ese problema.
  3. Se aconseja blanquearlas unos 5 minutos con medio limón en el agua para que se cuezan un poquito antes de asarlas y también para que no se ennegrezcan.
    Cuando están blanqueadas sacarlas del agua fría y dejarlas escurrir.
  4. Ahora quitar la piel externa de las cabezas de ajo, envolver cada cabeza por separado en papel de aluminio y colocarlas en el horno precalentado a 200 grados, dejar que se cocinen durante unos 40 minutos, luego dejar enfriar por 10 minutos.
  5. Luego extraer los dientes de ajo y exprimir con una prensa de ajos para obtener la pulpa de ajo.
  6. Colocar la pulpa de ajo en una cacerola salsera con el vino y llevar a ebullición, cocinar dos minutos, añadir el caldo vegetal y una cucharadita de sal gruesa, cocinar otros 10 minutos hasta que se reduzca a la mitad. Ahora pasar todo a una licuadora y mezclar hasta obtener una salsa homogénea, espolvorear con perejil y guardar en una salsera.
  7. Se puede pasar la salsa por un colador chino o un paño de algodón para que la salsa se vea límpida y sin residuos, dejando sólo el perejil para que le dé color.
  8. Ahora hay que decidir dónde se asan las alcachofas, si tenemos una parrilla, que para mi gusto es lo ideal, las colocaremos sobre las brasas embadurnándolas con una mezcla de aceite de oliva, sal gruesa, una nuez de mantequilla y pimienta negra molida al instante, las iremos girando y embadurnando hasta que las hojas internas estén tiernas.


Si no tenemos parrilla a disposición las podemos asar en el horno a 180 grados, siguiendo el mismo procedimiento explicado anteriormente.

Cuando tenemos nuestras alcachofas asadas las servimos en platos o en una bandeja, acompañándolas con pequeños recipientes llenos de salsa de vino.

Print Friendly
 

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

 
 
 
 
shared on wplocker.com