Buey de mar a la veneciana

Érase una vez…..así es como empiezan los cuentos, ¿o no? 😛

Como ayer era martes y 13, no podía moverme de casa, porque aquí ya está  peligroso todos los días, y salir en un día como martes 13  es ir a buscarse complicaciones.

Entonces empecé a inspeccionar mi congelador y me encontré con un buey de mar, inmediatamente mi pobre cerebro recordó una anécdota de hace algunos años y me puse a cocinar. Aquí os va la historia para que sepáis a que viene todo éste rollo..

Estaba en un restaurante de Venecia con unos amigos, nos sugirieron un buey de mar como especialidad de la casa, lo pedimos y estaba muy sabroso, tan sabroso que no pude reprimirme y pedirle al maître si podía hablar con el chef, y amablemente me acompañó a la cocina y me presentó al susodicho chef, al cual le presenté mis felicitaciones por el exquisito plato, le conté que me apasiona la cocina aunque no sea un profesional, y le pedí la receta, a lo cual se negó rotundamente, “celoso” de su puta receta, ignorando que las recetas son todas únicas, porque cada mano lleva a un distinto resultado, considerando también el tipo de materias primas empleadas, los tiempos, el tipo de cazuelas utilizadas, la potencia de los hornillos/hornos, etc. O sea, que todos podemos tranquilamente distribuir nuestras recetas, porque NADIE las hará como nosotros, simplemente se parecerán, con probabilidades de que los resultados sean mejores a los nuestros, o peores, depende de “la mano”.

Total que al día siguiente fui a visitar a un querido amigo que tiene una pescadería cerca de la casa donde vivía en Italia, y le pedí que me diera dos bueyes de mar bien machotes, porque había decidido “robarle” la receta al idiota de cocinero veneciano, comiendo el cangrejo, mi delicado paladar “intuyó” de que se trataba la cosa y necesitaba venganza, y la tuve, porque invité a los mismos amigos que estaban en el restaurante conmigo y apreciaron el plato y de buenos italianos dijeron: “Nos ahorramos un montón de dinero” 😛

Llegué a casa y los puse en el lavadero, estaban vivos y quería remojarlos un poco para que se relajaran, tuve que irme a un recado y cuando volví, la mujer de la limpieza se había ido corriendo de casa porque se asustó al encontrarse los animalitos vivos en el lavadero 😛

Después de ésta breve crónica, vamos a ir a la substancia.

Nos procuramos un par de bueyes de mar (ver foto) bien grandes para disfrutar al máximo, si no están vivos, los compramos congelados y los descongelamos en una cazuela con agua y un puñado de sal marino.

Si están vivos, los sumergiremos 30 segundos en agua hirviendo, luego los vamos a partir a trozos, empezando por la mitad (ver foto) cortando 4 partes del cuerpo, y las pinzas y patitas las golpeamos con un cuchillo plano o un picador de carne, para que se rompa el cascarón.

En una placa de horno, calentamos dos nueces de mantequilla con un hilo de aceite de oliva, doramos un par de dientes de ajo que retiraremos antes de que se quemen, disponemos los pedazos del cangrejo salpimentados, rociados con agujas de romero seco, una guindilla, y añadimos unos 4 vasos de vino blanco.

Ponemos al horno por unos 30 minutos a 180 grados, dando vueltas a los pedazos de cangrejo de vez en cuando.

Cuando ya están listos, rociamos con perejil picado finamente y servimos con un buen vino blanco seco, si lo servimos como segundo plato se recomiendan unas patatas hervidas, aliñadas con aceite de oliva, perejil y ajo picado finamente.

Hoy volvimos al mar otra vez, ya os dije, hay que cambiar dieta. 😛

Print Friendly
 

2 Comentarios


  1. ala!! el bitxo aquet fa por , si el trobes al mar q te fa ??? ooohhh, no he fet mai un animalo aixis …no se… no se si podre fer algo aiixs , i depsres en jordi dira q ell no es menja els crancs .. ooohhh.
    i jo avui he fet un peix blanc i llarc sense espinas ara no se com es diu , dons deia q l’he fet bollidet amb patatetas per els iaos, i sembla q els hi a agradat …em falta moltes cuites per dir q se cuinar peix … no en se gaire la veritat ,
    petonicos


  2. Ruru, eres la ostia, ¿cómo te va a dar miedo un cangrejo?
    Lo que te puede hacer éste tipo de cangrejo es cortarte los pantalones tejanos con las pinzas como me hizo una vez a mi uno 😛
    Un pescado sin espinas no existe, probablemente habrás comprado filetes ya limpiados 😛
    Después, Jordy ya me dijo que no come a sus congéneres, así que ésta receta ya no vale para ti. 😉

Deja un comentario

 
 
 
 
shared on wplocker.com