Crema de mandarina

Esta  crema de mandarina  o  “curd de mandarina” es ideal para un desayuno o merienda, y también se puede usar para rellenar pasteles caseros.  El curd proviene de Inglaterra  y se usa para untar galletas o muffins y acompañar el té, la fruta tradicional para preparar ésta crema es el limón, pero hoy le vamos a dar un pequeño cambio aprovechando el delicioso perfume de la mandarina.


En un bol resistente al calor batir 4 yemas de huevo , 230 gramos de azúcar, 100 ml de jugo de mandarina (mejor si del tipo “clementina”), y una cucharada de jugo de limón, cocinar a baño maría unos minutos y añadir una cucharada de fécula de patata, mezclar hasta que el compuesto inicia a ponerse denso (10 minutos).

Dejar enfriar y pasar la crema por un colador, luego añadir 60 gramos de mantequilla a temperatura ambiente, con un batidor de mano vamos trabajando la crema hasta que la mantequilla se ha diluido, finalmente añadir una cucharadita de piel de mandarina rallada. Guardar en el refrigerador (se conserva hasta una semana).

Ahora preparamos unas galletas de mantequilla,  preparamos un volcán con 250 granos de harina, en el “cráter” del volcán colocamos 3 yemas de nuevo, 40 gramos de azúcar, 150 gramos de mantequilla, una pizca de piel de limón rallada  y empezamos a mezclar con las manos hasta obtener una masa homogénea. Dejar reposar en el refrigerador al menos una hora, mejor si lo preparamos la noche anterior.

Extendemos la masa sobre una base plana ayudándonos con un rodillo de cocina, creamos un disco de unos dos centímetros de espesor y luego cortamos la masa en barritas o  en las formas que se prefieran usando moldes para galletas.

Cocinar las galletas en el horno a 180 grados durante 10/15 minutos, hasta que estén apetitosamente doradas, servirlas para acompañar la deliciosa crema de mandarina.

[Imágen: Google]

Print Friendly
 

2 Comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

 
 
 
 
shared on wplocker.com