Salsa de tomate casera

Hoy os paso mi receta para la Salsa de tomate casera, cuando vivía en Italia la preparaba continuamente, ya que al ser la pasta el alimento más común y como una gran cantidad de recetas contienen salsa de tomate es muy útil y saludable tener a disposición la propia salsa base de tomate  preparada sin conservantes ni procesos industriales que deterioran notablemente la calidad del producto.

salsa de tomate casera

Es importante procurarse tomates de buena calidad, si es posible hay que comprarlos en un mercado o directamente del productor para garantizar que estamos usando materia prima orgánica y seguimos la nueva tendencia  del consumo local que tiene muy buenas cualidades.

Normalmente uso tomates normales redondos (1) porque son más fáciles de conseguir, pero mis preferidos y para mi los que son ideales para la salsa son los llamados San Marzano (2) que se utilizan en Italia para preparar la salsa.

tomates para salsa

En una cacerola con 6 cucharadas de aceite de oliva Extra Virgen  vamos a sofreír dos cebollas pasadas por el rallador, ésta operación sirve para que no se encuentren pedazos de cebolla en la salsa, convertimos en pulpa 3 dientes de ajo ayudándonos  con un prensa ajos y añadimos a la cebolla con una cucharada de sal de mar, dejamos cocinar unos 5/10 minutos.
Lavamos 2 kilos de tomates, los cortamos a cuadros y los añadimos al sofrito, mezclamos y dejamos cocinar con la cazuela tapada hasta que los tomates se deshacen, añadir una cucharadita de azúcar que servirá para eliminar la acidez típica del tomate, y cocinamos durante 15 minutos.

Ahora vamos a pasar la salsa de tomate por un pasa verduras, esto nos permitirá filtrar la mayor parte de las semillas y obtener una salsa líquida.
pasa verdura
Ahora queda la parte de conservación, se puede envasar para que se pueda conservar por mucho tiempo, entones tendremos que hervir los recipientes donde vamos a conservar la salsa y proceder con el método de envasado tradicional.

Si utilizáis la salsa muy a menudo  basta con colocarla en los recipientes deseados, cubrirla con una capa de aceite de oliva crudo (cuando esté fría) y conservarla en la nevera.
Por último, cuando la salsa ya está preparada podéis añadirle unas hojas de albahaca fresca si deseáis perfumarla, yo siempre la dejo neutra para que tenga más versatilidad en su futuro uso.
Al consumir la salsa de tomate casera  se evita comprar puré de tomate procesado industrialmente, ingerir conservantes y otros químicos que se utilizan en la industria.

Print Friendly

Deja un comentario


  1. Se ve deliciosa receta, agradable. Gracias.


    • Gracias por la visita!

  2. Pingback: Bitacoras.com


  3. Hola. He estado buscando recetas para envasar y esta receta es la unica que no me indica usar jugo de limon embotellado y/o vinagre. Vivo en los Estados Unidos y cada receta que encuentro en ingles me dice que no debo eliminar el jugo de limon embotellado.
    Es posible envasar salsas, como la salsa mexicana de tomatillo verde sin otros preservativos aparte del vinagre?

    Esta receta me parece ideal para mi cocina. Es simple, se puede alterar y preparar de muchas maneras. I love it!

    Gracias.


  4. Hola Ruben, puedes envasar también la salsa de tomatillo sin problemas.

    Saludos